Apoyos, becas y otras chacharas

Esto talvez te interese...

5 Respuestas

  1. Astrita says:

    Haaaaaaa la famosa María y si creo que el proceso no es muy objetivo con ella en la embajada.

  2. Manuel says:

    Yo comentaré con base en mi experiencia y en lo que he escuchado de otras personas también.

    Primero: en mi caso, sinceramente no hay mucho qué decir. Tuve la fortuna de obtener la beca a la primera oportunidad, y el proceso fue, en ese entonces y bajo mi punto de vista, objetivo. Estamos hablando de 2002 y María Solís ya era parte del comité.

    Lo que sí puedo comentar (y lo he hecho en mi blog) es que a mí nomás nunca me cuadró el lavado de cerebro que me dieron en la embajada respecto a cómo eran las becas: lo pintaban como un proceso cerrado, en donde poco podías hacer para cambiar cualquier cosa que no te pareciera. Poco o nada se hablaba de la posibilidad de cambiar de universidad… en fin. Llegando acá te das cuenta de que tienes completa libertad de hacer lo que quieras, cambiarte de universidad cuando terminas la carrera o la maestría, y en general un buen de cosas y actividades que se vislumbraban imposibles por todo lo que te comentaban.

    Al tema:
    De varias personas he escuchado comentarios como el de “Pedro”. Personalmente, quiero creer que el proceso es justo, pero entre más opiniones como la que Pedro expresa salgan, menos posible será.
    No me late mucho eso de que pongan “ranking” a ver en qué lugar quedaste. Eso se presta a problemas y a intrigas.
    También (y sonando como un viejecito), cuando yo apliqué, y durante varios años, nunca dieron explicaciones de por qué no saliste seleccionado. Era “pasabas” o “gracias por participar”. Y si lo que menciona Pedro es cierto y le cambiaron las “razones” por las que no lo seleccionaron, entonces sí hay un problema de raíz.

    Digo, si ya van a poner rankings y dar explicaciones, que hagan el juego justo: poner en claro qué puntuación vale cada cosa, cómo se evalúa y por quién, y que se hagan públicos (para todos los que postulan) los resultados, estilo cuadro de honor o certificaciones en escuela secundaria.

    Sobre lo de minimizar la experiencia en empresa familiar, de ser cierto, sí me parece un grave error por parte de María. Se evalúan resultados, no importa dónde se hayan obtenido. Si bien es cierto que se puede malinterpretar el hecho de estar trabajando en una empresa familiar al igualarlo con “no hacer nada” o “que tus papás te hagan el paro”, nunca hay que generalizar. Se supone que es un proceso selectivo, en donde cada punto que puedas resaltar de tu persona es valioso, y donde el comité tiene que ponerse las pilas para evaluar de manera justa cada uno de los puntos presentados por los aspirantes.

    Mala onda que todo esto termine como una amarga experiencia para muchos de los que aspiran a obtener la beca. Definitiavamente creo que el proceso tiene que, si bien no cambiar, al menos ser más abierto y dejar en claro qué y cómo se evalúan los puntos que los aspirantes presentan. Así ya todos sabrían a qué tirarle, y en caso de alguna incongruencia se tendrían bases para alegar y apelar los resultados.

  3. Astrita says:

    Me comentó Liz cuando platiqué con ella que el año que ella aplicó dieron 12 becas, y había un chavo en el área de arte que ya tenía la beca, eso fué por ahi de enero y que por recorte presupuestal quedó en 11 becas y a el, ya teniendo la beca, le dijeron gracias por participar. Luego el hecho de que este año uno renunció “porque no le gustó” ha reducido a 10 becas al año :/. Cuando sé que hay otros países, principalmente asiáticos que reciben mas becas, porqué podrá ser esto?

  4. thanyz says:

    Perfecto me hacia falta info

  5. Pedro says:

    @Manuel,

    Bravo Manuel, realmente diste en el blanco con lo de hacer el proceso 100% transparente. La explicación la verdad yo tampoco pensé que me la fuera a dar, pero si me la dio fue por algo (le remordió la conciencia), además que al final de su explicación me dijo “Sin rencores…” Para que me diría eso si es que ella no tuvo algo que ver… pero bueno a lo pasado pasado. Todavía me da coraje recordar esta experiencia, ojala y tomen nota los de la embajada y logren cambiar las cosas.

    Por cierto Manuel, las listas del ranking (una tabla de excel) no te dejan verlas, son un documento personal de María Solís y que ella me enseñó mientras me daba su “explicación”.

    Yo mientras, volveré a aplicar por mi cuenta a la Universidad de Keio, haré mi lucha personal para lograr mis metas y al final del día María Solís no será más que el recuerdo de un sistema que no funciona.

  6. Pedro says:

    Hola a todos, reportándome después de varios meses.

    Para los que algún día lean esto y quieran saber cómo terminó la historia aquí les va.

    Como recordarán, apliqué a la beca Monbukagakusho en México y se me negó, posteriormente apliqué de nuevo a la Universidad de Keio (en ambas ocasiones fui aceptado) y ¿Cuál creen que fue mi sorpresa? Ellos me pre-seleccionaron para recibir la misma beca que en México me negaron (la primera vez no fui nominado porque apliqué en un periodo en el que no puedes ser nominado debido a que la fecha de inicio de clases no era compatible con la Monbukagakusho). Después de pasar el proceso de selección interna de la Universidad, ellos me nominaron ante MEXT para recibir la beca (Esto fue a finales de Enero, principios de Febrero). Tres meses y medio más tarde recibo la notificación por parte de la Universidad de que la beca se me ha otorgado.

    Ahora, ¿Qué significa esto? Más allá de sentirme muy feliz de haber recibido la beca, el que me la hayan dado ratifica de manera irreprochable que el sistema de selección en México no sirve y que María Solís no está haciendo bien su trabajo. Para lograr obtener esta beca primero competí por un lugar en la Universidad, luego competí contra aquellos que lograron ser admitidos para ver si era pre-seleccionado por la universidad, luego competí contra los pre-seleccionados para ganarme la nominación de la universidad y finalmente la aprobación del MEXT. Todo esto sucede en un entorno de competencia internacional y en una de las universidades de más prestigio en Japón. Verdaderamente es lamentable lo que hace María Solís con las becas en México, no me extrañaría que más de la mitad de las becas se asignen a gente que tiene palancas y el resto se reparta a quien le caiga bien a ella.

    Estoy seguro que ella jamás pensó que volvería a saber de mí pero ¡Oh sorpresa! aquí estoy, una muestra fehaciente de lo mal que hace su trabajo de selección. Finalmente, para todos aquellos que aspiran a una beca, si ustedes son realmente buenos no apliquen a través de la embajada de Japón en México, esto solo les dará dolores de cabeza y decepción. Mi recomendación es que apliquen directo a la universidad y que sean ellos quienes los nominen, el proceso en Japón es equitativo y si se aprecia los logros personales y académicos. La gran ventaja de hacerlo así, es que cuando lleguen a Japón ya estarán como alumnos regulares en la universidad y no como estudiante de investigación que no sabe si podrá o no podrá pasar el examen de admisión de la universidad y en definitiva recuerden “el que es buen gallo, en cualquier gallinero canta”.

  7. Manuel says:

    Pedro:

    Tu historia es extremadamente interesante. Antes que nada, ¡felicidades por haber obtenido la beca! Valió la pena todo el esfuerzo.

    En segundo, el proceso que seguiste puede convertirse en ejemplo a seguir. Gracias a haber salido seleccionado creo que dejaste claro tu punto ante muchas personas, incluyendo la gente en la embajada, y posiblemente esto se convierta en un parteaguas (o al menos quiero creer que así será), y quizá también se preste a destapar cosas que andan escondidas.

    Me gustaría que me dejaras comentar tu historia en mi blog.

    Saludos, y ¡enhorabuena!

  8. Danny says:

    ¡Que buena hitoria! Primero antes que nada ¡felicitaciones! Yo soy de Paraguay y resulta que hay un problema similar en la selección por allá. ¿Será que esto es un patrón en toda Latinoamérica?

    Si me lo permiten, solo quiero poner mi granito de arena sobre si es o no una ventaja el omitir el período de estudiante de investigación.

    Yo también vine a Japón con la beca de Monbusho. Y conocí también a personas que vinieron con y sin la beca pero omitiendo el período de estudiante de investigación. Dependiendo del nivel de japonés, la personas que pasaron por dicho periodo más el curso intensivo de japonés, tuvieron mayor tiempo de adaptación a la cultura japonesa y como que les fue más suave la transición. Esto es especialmente importante si las clases de la universidad se llevan a cabo solo en japonés. Inclusive para las personas que hicimos el curso intensivo más el periodo de investigación, una vez comenzado las clases, fue muy difícil.

    No pretendo desanimar a nadie con estos comentarios, aunque sí es algo a tener en consideración. Al final, todo depende de las ganas y el trabajo duro que uno invierta. Estoy seguro Pedro será un gran ejemplo de perseverancia y diligencia que solo lo llevará al éxito. Y también es un ejemplo para estas personas que hacen estas “selecciones” en las distintas embajadas.

    ¡Muchas gracias por compartir esta historia!

  9. Erick says:

    Bueno, al fin este año pude conocer a la tal María Solis, digi este año porque el pasado, ella misma ne dijo por telefono que la platica informativa sería en la embajada, mi decepcion fue cuando llegué y me dieron la verdadera direccion, pero gracias a eso, este año si asisti.

    En la reciente platica ella nos comento que el proceso es 100% transparente, lo cual estoy dudando, me llamo la atencion eso de empresa familiar, yo estoy trabajando como programador freelancer, lo mas seguro es que eso lo consideren como que “no hago nada”, gracias por compartir esta info y espero que este proceso mejore con el tiempo.

  10. Pedro says:

    Claro Manuel, aunque estoy pensando en abrir mi propio blog en donde postearé la versión larga de la historia.

    Con gusto te proporciono un link al blog en cuanto lo tenga listo.

    ¿Hay alguna forma en que pueda contactarte por correo electrónico? Tu blog no muestra ningún correo con el que pueda contactarte. De cualquier manera, Felipe tiene mi correo, puedes pedírselo a él. Ya que lo tengas mándame un correo electrónico por favor.

  11. Manuel says:

    Claro que sí Pedro. Mi correo es medinamanuel en hotmail punto com.

    Sería genial poder contar con esa información.

    Muchas gracias :)

Deja tu comentario para la posteridad...